Espejo del vivir, de José Lara Garrido

7,50 18,00 

Descripción

El primero de los sustanciosos poemarios que aloja este Espejo del vivir —y que José Lara Garrido nos ofrece, en primicia, dentro de la colección de poesía «La Federica»— se titula Fugas de la memoria. Se trata de un libro conformado por seis poemas: uno más corto, que concentra el sumario y la programación de la obra, y otros cinco bastante extensos que acuden al tiempo pasado para revivirlo y para reinterpretarlo a la luz de su ficcionalización. El primero de estos, «Fugas de la memoria (iluminaciones, fulguraciones, confesiones)», resulta, por tanto, un proemio y una bienvenida y sirve para situar al lector en sus coordenadas poéticas experienciales y explicar el sentido del enigmático título. El resto de textos son, en efecto, cinco monólogos dramáticos, históricos y literarios cronológicamente ordenados y dedicados a personajes que fueron relevantes para la Historia universal de la humanidad y para la historia individual y personal del autor en cuestión.

Ángeles del fervor y del desconsuelo, segundo título de Espejo del vivir, es un libro de poemas que, a primera vista, pudiera inducirnos a error y pudiera parecernos, acaso, un espécimen anacrónico, puesto que está vertebrado por un total de veinticuatro sextinas, las cuales se reparten en tres bloques isométricos: ocho en el primero, «Ángeles del amanecer y la plenitud»; ocho en el segundo, «Ángeles del recuerdo y la nostalgia»; y ocho en el tercero, «Ángeles del crepúsculo y la destrucción». Nada más lejos de la realidad, ya que se trata, en el fondo, de una propuesta literaria de corte atemporal e íntegramente renovador. La personalidad lírica de este compendio queda marcada tanto por la sinceridad —cifrada en una serie de enunciados matrices que el autor ha llamado, en sus manuscritos, lemas y que, en esta edición, se destacan, al inicio de cada texto, en cursiva— como por el sucederse de formas poéticas que, a priori, siendo siempre la misma —la sextina— van variando sutilmente a través de los nexos de proximidad y de lejanía entre las palabras rimas elegidas.

Es, quizá, Temblor de esqueje el libro más fascinante e innovador de los tres que triangulan este Espejo del vivir tanto en lo formal como en lo temático. Compuesto por un total de veintiocho poemas de extensión dispar, es, de entrada, el que más variedad formal presenta en su versificación, yendo desde los perfectos endecasílabos blancos del primer texto a los rítmicos alejandrinos blancos del último y pasando por diferentes formas muy cercanas al romance, que urden sus raíces en la tradición y se reinterpretan desde la modernidad, pero que, en cualquier caso, entroncan con las canciones populares en general y con las nanas en particular. Tampoco hay que obviar que Lara Garrido nos regala en este título un precioso ramillete de sonetos, siendo el primero de ellos en versos alejandrinos y el resto en endecasílabos, de factura absolutamente clásica, a la manera del Siglo de Oro, que tan bien conoce y que tanto ha estudiado. Resulta, además, harto rompedor a nivel temático por tratarse, seguramente, del primer cancionero de la historia de la literatura románica consagrado a un nieto —Jorge—, sí, mas a un nieto todavía no nato, peculiaridad que el creador pone de manifiesto, con voluntad, desde el demandado proemio del código configurador: «He decidido componerte un libro / de rimas cuando aún no te conozco / más que por la noticia que tu madre / me quiso trasladar […]».

 

Información adicional

Tipo

,