Ciudadano EME, de Juan Ceyles Domínguez

8,00 20,00 

Descripción

Lo primero que alteró el estado de alarma

y el inusitado confinamiento fue nuestros

desayunos. Se hicieron pausados e

interminables. No porque tomáramos muchos cafés (una taza más, si acaso), sino porque no parábamos de charlar, de platicar (practicar; de ahí viene, honorable palabra).

Información adicional

Tipo

,