Francisco Ruiz Noguera: «Pablo García Baena: Verdad y Belleza»

Pablo García Baena: Verdad y Belleza
Por Francisco Ruiz Noguera
Publicado en la Revista ETC nº 11

Pablo García Baena

Pablo García Baena en Málaga

Vuelve Pablo García Baena a las páginas de una revista malagueña. Vuelve a la que él llamó “Málaga, obelisco siempre de la libertad”.

La vinculación de García Baena con Málaga es un hecho desde hace, al menos, cincuenta años. En 2008, con motivo de la concesión del Premio Reina Sofía, la Universidad de Salamanca editó ―al cuidado de Juan Antonio González Iglesias― una recopilación de sus poemas que lleva por título Rama fiel. Enlaza el título de esta publicación con sus dos libros anteriores, Fieles guirnaldas fugitivas Los Campos Elíseos, en los que esa vinculación ―a través del recuerdo de Bernabé Fernández-Canivell― es evidente, y es que Pablo García Baena es un poeta cordobés que ha pasado casi la mitad de su vida en el litoral malagueño; no es exagerado decir ―lo dijo él mismo― que aquí fue rescatado para la poesía y aquí ha escrito buena parte de sus libros capitales: a los dos mencionados, hay que unir Antes que el tiempo acabe, que, junto a tres libros anteriores de su juventud cordobesa ―Antiguo muchacho, Junio y Óleo―, creo que forman el sexteto imprescindible en su obra, y también en el panorama de la poesía española desde mediados del pasado siglo.

Continuar leyendo

Facebooktwitterby feather

Javier La Beira: «¿Sí se puede?»

¿Sí se puede?
Por Javier La Beira
Publicado en la Revista ETC nº 12

El escritor sin historias de Alberto González

El escritor sin historias de Alberto González de la editorial El toro celeste.

El escritor sin historias
Alberto González
etc
libros

Irrebatible es (la erudición no engaña) que, por la cuenta que trae, se puede y hasta se debe aprender a escribir llanamente, con renglones derechos. Ítem más, ¿es posible enseñar a escribir literariamente? O, formulado desde la otra orilla, ¿le trae cuenta a un aspirante a escritor inscribirse en un taller literario?

Cuestión palpitante, quizás, pero no nueva, pues los talleres de escritura literaria, creación literaria o escritura creativa, que con todos estos sintagmas y otros más pomposos se denominan, nacieron, al decir de Manuel Vilas, allá por 1936, en las aulas de la Universidad de Iowa [ABCD las artes y las letras, 7 de noviembre de 2014].

Según el propio Vilas, Iowa, aún hoy, es “una Salamanca cuyo pilar intelectual más sólido es la literatura. Los estudios de escritura creativa aquí tienen rango de estudios universitarios reglados”, habiendo ejercido la docencia en “esa escurridiza disciplina […] nombres legendarios de las letras estadounidenses como Flannery O’Connor, Robert Lowell, Raymond Carver, John Cheever, Kurt Vonnegut o Philip Roth y también nombres de las letras en español como José Donoso u Óscar Hahn”. Ha de reconocerse que, al margen de la efectividad del producto, la nómina de docentes no es desdeñable.

Continuar leyendo

Facebooktwitterby feather

Alba Blanco: «Cuentos para McLuhan (Selección)»

Cuentos para McLuhan (Selección)
Por Alba Blanco
Publicado en la Revista ETC nº 10

Trayectoria

«Madrid, 1981. Artista visual. Empiezo mi carrera artística en 2003 con una colectiva de vídeo arte e insta- laciones que se llamaba ‘Cucarachas urbanas’, en la Sala de Exposiciones del Rectorado de la UMA, en Málaga. Premio Andaluz de Cortometrajes en 2004. Premiada en Arte en la UMA 2005 (Facultad de Filoso- fía y Letras). Premio Andaluz de Artes Plásticas ‘Desecaja 2009’. Entre mis últimas exposiciones destacan Distopías Desencajadas, en Sala Santa Inés (Sevilla, 2011-12); ‘En Paralelo’, en Galería Isabel Hurley (Málaga, 2012); ‘Tercer marido’ para Miradas de Mujeres 2013; ‘Desterritorios’, individual en Galería Arte 21 (Córdoba, 2013); o ‘Cuentos para McLuhan’, individual en Galería Gravura (Málaga, 2014). Comparto el Taller/Galería Procesos Cruzados (Málaga) con Laura Brinkmann desde el año 2010, compaginando la gestión de este espacio con la producción artística y la docencia.»

Entre los restos, el mensaje. Contenidos enmascarados por el medio. Paisajes de tránsito en los que busco desesperadamente una quietud que no existe. En estos escenarios me atrapan las rastros humanos, como totems que permanecen mientras todo lo demás va mutando. Encuentro pequeños simulacros de abandono e incluyo el texto. 

Continuar leyendo

Facebooktwitterby feather

Francisco J. Borrego: «Todo es como dicen»

Todo es como dicen
Por Francisco J. Borrego
Publicado en la Revista ETC nº 14

ETC nº 14

¿Todo es tal como lo cuentan? La suave ingravidez, la contemplación de nuestra propia muerte desde el cenit, el breve repaso de nuestra vida entera en el mismo instante en que concluye, la luz al final del túnel, los familiares esperando serenamente al otro lado… ¿Todo es cierto? Muchos pacientes me lo habían descrito así después de que me empleara a fondo con el desfibrilador para arrebatarlos de donde la Ciencia dice que no se vuelve. Ellos decían que es así, y yo ya no sabía qué pensar, por mucho que le pesara al director de mi departamento.

Recuerdo la gravedad de su mirada por encima de las gafas de cerca cuando cometí el atrevimiento de pedirle opinión respecto a un estudio clínico sobre las experiencias cercanas a la muerte.

—Vamos a ver, chaval —dijo. Hacía ya tiempo que había dejado de ser un chaval, pero el catedrático siempre me rejuvenecía cuando quería dejar constancia de su superioridad intelectual–. El Departamento que dirijo es un departamento serio, así que no quisiera ver a uno de sus profesores implicado en semejante extravagancia; y no solo porque los recortes presupuestarios de la Junta de Andalucía dejen poco margen para dispendios, sino también porque, por mucho presupuesto para investigación que quede disponible, preferiría verlo empleado en averiguar cómo prolongar la vida antes que en descubrir qué sucede tras la muerte. Tema, por otro lado, perfectamente estudiado. Son ya muchos los artículos publicados al respecto. La disminución del flujo sanguíneo provoca el característico efecto túnel, y las descargas de norepinefrina liberadas en el cerebro pueden explicar el resto de las alucinaciones, por no mencionar…

Continuar leyendo

Facebooktwitterby feather

Rosa Díaz: «De las muertas»

De las muertas
Por Rosa Díaz
Publicado por la Revista ETC nº 13

Guárdame como la niña de tus ojos
Salmos, 17, 8

 

DE LAS MUERTAS 

Guárdanos como la niña de tus ojos.
Te rogaron
antes de alimentar la sombra y el envés de los girasoles…

Pero las atacó el frío, supieron que habían olvidado la respiración
cuando iban sanas y salvas por la prisa
y los horarios de los supermercados
y de las oficinas,
de las obligaciones domésticas
y los colegios de los hijos:
cuando se disponían a vivir.

Las sorprendieron en sus casas y a medio arreglar
o maquilladas y a punto de coger el autobús.
En las escaleras,
en las calles,
en los parques infantiles
y hasta en los territorios marcados con “órdenes de alejamiento”.

Continuar leyendo

Facebooktwitterby feather

Luis de Santiago Guervós: «Nietzsche y la inspiración poética»

Nietzsche y la inspiración poética
Por Luis de Santiago Guervós
Publicado en la Revista ETC nº 20

Los poetas, desde tiempos inmemoriales, siempre trataron de legitimar sus poemas apelando a una «inspiración» o revelación, ya fuera de origen divino, de las Musas, etc. Platón decía que «no es mediante el arte [entendiendo el arte como técnica], sino por el entusiasmo y la inspiración, que los buenos poetas épicos componen sus bellos poemas». Nietzsche, el «poeta de Zaratustra», nos legó su obra póstuma Ecce homo (1888), el más singular de sus escritos, en el que él mismo se «autoexpresa» de una manera sublime y decide «contarse la vida a sí mismo». En ella nos narra su vida en sus obras y nos relata su experiencia creativa en una autobiografía muy peculiar. Y es precisamente en esta obra donde encontramos una página que a juicio de Thomas Mann, puede considerarse como «una obra maestra del estilo». Se trata del comentario retrospectivo que hace de su obra Así habló Zaratustra (1882-1885), en el que se describen, en uno de los pasajes más bellos que escribió Nietzsche, los mecanismos psicológicos de la «experiencia artística», su experiencia de la inspiración, tratando de legitimar poéticamente el origen de su obra «sinfónica», Zaratustra. Nietzsche le da a su testimonio un valor emblemático para todos aquellos que alguna vez han sentido la experiencia de la inspiración y no han podido explicarla, pues su experiencia al escribir el Zaratustra supera a todo lo que han escrito los autores desde Platón sobre la «inspiración».

Continuar leyendo

Facebooktwitterby feather

Rafael Ballesteros: «Jardín de poco»

Jardín de poco. Selección de poemas
Por Rafael Ballesteros
Publicado en la Revista ETC nº 17

Rafael Ballesteros

I

En la opacidad del mundo alto (y combo),
por entre las mareas misteriosas de sus nubes,
en la rotunda materia que el sol ilumina,
busco sin ansiedad (no es tiempo ya de urgencias,
mas tampoco debiera de asperezas), un asidero,
indago por un parabién, (no por un milagro),
un parabien que se resbale de ese templado azul
hasta mis manos, un asa que no queme, un asa
de acero templado que no queme, o una palabra quizá,
sí, una palabra opaca y comba, misteriosa, fluida,
alumbrada, una palabra radiante que empezara a crecer
como una biblia o un río o un incendio que arrasara
abrojales y espinos, y cuando el valle terso y sosegado,
el poema naciera para ser respetado por los hombres.

II

No linda este jardín con aguas oceánicas,
ni esteros temblorosos, ni prímulas, ni céspedes
hirsutos y cremosos. Mas tampoco se abre
a alturas bordeadas de brumas y quebrazos,
ni se ofrece a vacíos donde el astro propone
su cuna y su mortaja.

Su espacio es parco y pobre
y merodean su vida profusos edificios de turbios
encalados y rejas dominicas.

Ese niño que juega afanoso en su tierra arde en mi corazón todavía

Continuar leyendo

Facebooktwitterby feather

Pablo Martínez Rosado: «¡Váyanse a paseo!»

¡Váyanse a paseo!
Por Pablo Martínez Rosado
Publicado en la Revista ETC nº 19

ETC nº 19

[UNA INVITACIÓN NO FIABLE AL RECORRIDO URBANO DEL COLECTIVO NOPRÓLOGO]

 

I

Billetes de autobús, algún número de teléfono, tickets de compra. Varias hojas de cuaderno, páginas de diarios, alguna pieza de ropa interior femenina, entradas ya canceladas a cines y museos. Un documento nacional de identidad caducado, según recuerdan.

Quedan enumeradas unas pocas de las piezas del botín.

II

A diferencia de los resultados de la libre competencia, aquellos objetos habían sido consecuencia de una de las prácticas más antiguas que se conocen: el trueque. Y sin embargo, no era ese el objetivo.

Los miembros del colectivo no se preocupaban del balance material de sus acciones. Es más, si algo les atraía de ellas, era su inmaterialidad, su proyección, lo que todavía-no- eran. Confiaban en su potencialidad.

Sostenían que las palabras sabían agitar. Convenía agitar la realidad.

Continuar leyendo

Facebooktwitterby feather