Pearse Hatchinson

Distortions
(Selección y Traducción de Jorge R. Sagastume)

Nota
Glasgow 1927 –  Dublin 2012

Nacido en Glasgow, hijo de un pintor escocés. A los cinco años se traslada con su familia a Dublín. Con los Christian Brothers estudió irlandés y latín. En 1948, en la University College, estudia español e italiano.
En 1945 publica algunos poemas en The Bell; su poesía se ve influenciada por sus vacaciones en España y Portugal; primero en Galicia, luego en Andalucía, seducido por el paisaje y las obras de poetas como Lorca, Prados y Cernuda.
En 1951 abandona Irlanda de nuevo, decidido a vivir en España. Incapaz de conseguir trabajo en Madrid, viaja a Génova donde logra trabajar de traductor en la Internacional Labour Office, donde entra en contacto con exiliados catalanes.
Regresa a Irlanda en 1953, interesado en la lengua poética irlandesa; publica algunos poemas en el magazine Combar (1954). El mismo año se traslada a Barcelona y continúa ayudando a los poetas catalanes. Allí publica su primer libro: treinta poemas de Joseph Carner (1962), en catalán e inglés.
En años sucesivos trabaja en numerosas traducciones, de diferentes lenguas.
En 1969 recibió el Butler Award para escritores irlandeses.
Durante os años 1977 y 1978 trabaja en un programa de radio especializado en poesía irlandesa.
En el marco de su 75 cumpleaños (2002) ve publicada su colección de poesía.
En opinión de Michael Kenneally, Hutchinson no permite una fácil clasificación. Ha sido considerado por la crítica como uno de los escritores irlandeses de mayor capacidad inventiva, instructiva y que mayor interés despierta entre los poetas actuales.

 

Distortions

What a surprise you got
—ageing yourself and using
sexagenarians calmly
as mirrors
not really distorting
but merely prophetic
and so much more reliable
than the glass in the bathroom
that gets the sun in the morning
or the one in the hall
that never gets any at all—
What a surprise you got
when one reliable mirror,
who knew himself 60 not 40
so could not need you as a mirror,
thought you were flesh not glass
human not mineral
and therefore unbreakable,
and not recognizing
himself as a mirror
in your extravagant sense
proceeded to treat you
like a toy, like a brother,
and though you were flesh not glass
you broke, and bled,
—not sand or calcium either
nor dull red lead—
so how surprised you felt
assembling yourself on the pavement
flesh not glass
watching his creased nape
moving away, calmly,
as if it had never seen
itself in a flower, a child,
or another old man.

Distorsiones

Qué sorpresa te llevaste
—mientras envejecías y usabas
tan tranquilamente a sexagenarios
como si fuesen espejos
que en realidad no distorsionan
sino que son simplemente proféticos
y tanto más confiables
que el vidrio del baño
que recibe el sol de la mañana
o el del vestíbulo
que no lo recibe jamás—
Qué sorpresa te llevaste
cuando un confiable espejo,
que se sabía 60 y no 40
de modo que no te necesitaba a ti
como espejo, pensó que eras carne
y no vidrio, humano y no mineral
y por tanto irrompible,
y sin verse a sí mismo como espejo,
a tu extravagante manera de ver las cosas
comenzó a tratarte
como un juguete, como a un hermano,
y aunque tú eras carne y no vidrio,
te rompiste, y sangraste,
—no arena, tampoco calcio
tampoco pálido plomo rojo—
de modo que, cuán grande fue
tu sorpresa, al rearmarte sobre
el pavimento, carne y no vidrio
al observar cómo su erguida nuca
se desviaba, con calma,
como si jamás se hubiese visto
reflejado en una flor, en un niño,
o en otro anciano.

 

Pearse Hutchinson. Distortions
Selecc. y Trad.  Jorge R. Sagastume

Facebooktwitterby feather