Laura Brinkmann. De segundas.

berenjenaTau es la letra griega que expresa la divina proporción. Una letra que vuelve selectiva nuestra mirada y la hace apreciar la armonía de las formas. También es la letra con la que rechazamos la ausencia de ese equilibrio, como si lo poliformo no tuviese un halo áureo que pueda atraernos y emocionarnos. Hemos sido educados en esa tiranía de la estética que afecta a la empatía inconsciente hacia la apariencia perfecta de las personas, de las cosas e incluso de los alimentos. Todo lo que no responda al brillo hipnótico de Tau es convertido en algo no apto para el deleite, para la relación, para el consumo, para el placer.
De segundas nos presenta una metáfora social, una reflexión acerca de una democracia que alberga un sistema jerárquico de clases, del valor de la apariencia, de estéticas que se imponen y niegan la existencia de otras.
Piezas defectuosas susceptibles de ser marginadas, descatalogadas, apartadas del mercado donde la belleza, el equilibrio, la perfección se comercializan al alza. Son el certificado de calidad.

Guillermo Busutil

Facebooktwitterby feather