Alexandra Domínguez: «Cadencias»

Cadencias
Por Alexandra Domínguez
Publicado en la Revista ETC nº 17

Diario de León

La artista chilena Alexandra Domínguez es una pintora de versos. Sus
pinceles escriben belleza sobre
el papel o la dura superficie de las planchas de grabado. Alexandra
gusta de visitar León de tiempo en
tiempo, para mostrar viejos recuerdos. Volver a los diecisiete, es el
título de la nueva exposición que
presenta en la Galería de Arte Ármaga. Y verdaderamente sus últimas
obras, monotipos sobre papel y
grabados, muestran toda la frescura de la juventud, toda la
imaginación de un tiempo que la artista ha
sabido conservar en su baúl de los recuerdos.

Su pintura está llena de las cadencias propias de la poesía. Sus
cuadros emanan profundas
fragancias literarias. En su caso, la esencia de los paisajes abstractos
que pinta nace, como los
versos, de la circunstancia mágica que la rodea. Pinturas sentidas en
las que la materia pictórica es el
mejor vehículo para transmitir sueños y emociones.
Alexandra, está afincada en España desde hace bastante tiempo y,
además, está ligada a lo leonés a
través de la presencia a su lado del ilustre poeta y pintor berciano Juan Carlos Mestre.
Comenta la artista la experiencia creativa que hay detrás de sus obras.
«Creo que mi pintura es fiel
reflejo de lo que he aprendido a lo largo del tiempo, sobre todo del arte
de vanguardia. En la obra
artística no solamente interesa el resultado, sino también el proceso
creativo. Ese camino del artista
que a veces discurre a tientas y que está lleno de elementos azarosos,
de imprevistos que surgen en
ese proceso vital. Es algo que germina en el interior, pero que florece
en el exterior. Ese proceso
creativo yo lo vivo día a día con una enorme intensidad y con una
entrega importante. Es una visión
que quizá he heredado de los surrealistas, de qué manera el artista
puede recurrir al inconsciente…
esa gran reserva de las fuerzas vitales a las que muchas veces
solamente se puede llegar a través del
arte».

La de Alexandra Domínguez es una pintura para no olvidar, para
rumiar en silencio cuando el recuerdo.

Marcelino cuevas | León 01/06/2015


Facebooktwitterby feather